7 dic. 2014

[Artículo] Una alternativa al Wii U Pro Controller


Poco antes de la salida de Wii U, nos llegaban noticias de que un fabricante australiano estaba desarrollando sus propios modelos de Wii U Pro Controller, de los cuales sólo pudimos ver unas imágenes photoshop (inspiradas en el oficial) publicadas por él mismo. Lo que no sabíamos era que el desarrollo de este modelo no oficial llamado Interworks Pro Controller U (en adelante B) había comenzado incluso antes de que este fabricante supiera que Nintendo iba a desarrollar un Wii U Pro Controller oficial (en adelante A).

A raíz de esto, surgen una serie de diferencias de compatibilidad y funcionalidades. Hoy redacto este artículo para explicaros lo mejor posible los "pros" y los "contras" de ambos modelos.


Características de A:
• Compatibilidad con Wii: No.
• Compatibilidad con Consola Virtual: No.
• Compatibilidad con Wii U: Sí.
Compatibilidad con PC: Sí.
• Tipo de Alimentación: MiniUSB-USB (Similar al de DualShock 3).
• Autonomía de la batería: 80 horas.
• Precio: 45 Euros aproximadamente.

Características de B: (Y aquí empiezan los quebraderos de cabeza)
• Compatibilidad con Wii: Sí, tanto en modo horizontal como en modo vertical.
• Compatibilidad con Consola Virtual: Sí.
• Compatibilidad con Wii U: Sí, pero sólo para los juegos compatibles con Wii Classic Controller.
Compatibilidad con PC: Sí.
• Tipo de Alimentación: MiniUSB-USB (Similar al de DualShock 3).
• Autonomía de la batería: 20 horas.
Precio: 25 dólares americanos (unos 19 Euros al cambio de divisa).

Las diferencias:
Como podéis observar, B es compatible totalmente con Wii, pero, ¿cómo puede un mando tradicional manejar todas las funciones del Wiimote? Pues bien, literalmente es como si este mando tuviera dentro un Wiimote. En la parte trasera podemos observar unos switches que permiten cambiar entre Wiimote y Wii Classic Controller, y dentro del modo Wiimote, su posición horizontal o vertical (a continuación os dejo una imagen para que entendáis este lío). Así, podemos utilizar el mando tanto para juegos como New Super Mario Bros Wii (posición horizontal) como Ghost Squad o Link’s Crossbow Training (posición vertical). Además, a diferencia de A, B incluye también altavoces, sensor infrarrojo (para apuntar a la pantalla) y sensor de movimiento (por ejemplo para agitarlo en NSMB Wii para acercar las burbujas a los otros jugadores). Es por esto que digo que es como si B tuviera un Wiimote dentro, y probablemente sea por esto que su batería dure mucho menos que la de A.



Su principal pega será su compatibilidad con Wii U. Podremos utilizar B siempre y cuando el juego de Wii U permita usar como controlador el Wiimote o el Wii Classic Controller (ojo, el de Wii, no el de Wii U). Por ejemplo, podremos jugar a New Super Mario Bros U (modo Wiimote horizontal) o a Monster Hunter 3 Ultimate (modo Wii Classic Controller) con este mando, pero no a Darksiders 2, el cual sólo admite como mando alternativo a A. Por esta razón, el uso que podamos darle a B no dependerá sólo del propio mando, sino del apoyo de compatibilidad que decidan dar las propias desarrolladoras a los futuros juegos de Wii U, como Watch Dogs, por poner un ejemplo.

Como detalles, nos encontramos con que los botones Y y X de B poseen una ligera concavidad, recordando a los botones del clásico SNES Controller en su versión americana. Además, los joysticks de ambos controladores tienen pulsadores, es decir, pueden hundirse como las setas de los DualShock, eso sí, con funcionalidades muy limitadas, como rodar en Monster Hunter TRI. Ojo también con los gatillos de ambos mandos: aunque recuerden en forma a los de Xbox360, no son analógicos como estos, sino digitales. Es decir, estos gatillos no se hunden, sino que funcionan con pulsadores normales y corrientes como los de los botones R y L.



En cuanto al acabado de cada mando, cabe destacar lo impresionantemente liviano que es A. Estamos hablando de unos 200 gramos (pocos gramos más pesado que el DualShock 3), una cifra nada despreciable para un mando de dimensiones algo superiores. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de B: debido a la cantidad de funciones extra que incluye, también es algo más ancho y pesado. Además, los materiales de fabricación de A también son de mejor calidad que los de B, algo más toscos y duros. Tampoco podemos hablar de estas diferencias como defectos, porque realmente no suponen impedimento ni molestia alguna a la hora de jugar. Si nos fijamos en la estética, A tiene un acabado más bonito, pero B puede deleitar a los más nostálgicos con su apariencia retro, esto ya son gustos personales.



En resumen, nos encontramos ante dos muy buenas alternativas al Wii U GamePad, cada una con sus ”pros” y sus ”contras”. B tiene una gran retrocompatibilidad tanto con Wii como con la Consola Virtual, en detrimento de A, el cual tendrá mucho mayor soporte para futuros juegos de Wii U. El resto de diferencias son su autonomía, su precio y su estética.

Para acabar, os dejo con el empaquetado de B y con una instantánea de su forma real (y no la forma photoshop copiada de A que publicaron en un principio). Espero que os haya gustado este, mi primer artículo en Jugones UOM.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar en Jugones UOM!