19 dic. 2014

[Análisis] Ufouria: The Saga / Hebereke

¿Plataformas-Metroidvania en NES?

Retomando un poco de historia:
Hace poco hablaba con FranFriki sobre Tombi!, del que coincidimos es uno de los mejores juegos de PSX por su frescura, por su diversión, y por ser diferente de todo lo demás. A raíz de esto, me puse a pensar en algún juego que pudiera haber influido en el desarrollo de Tombi! por sus similitudes, y no pude evitar acordarme de Ufouria: The Saga (Hebereke en Japón), salvando las distancias de las limitaciones técnicas, evidentemente. Se trata de un juego desarrollado y distribuido por Sunsoft en 1991 (un año más tarde en occidente) para NES, la cual quizá os suene por sus trabajos basados en licencias como Batman o Looney Tunes en los 8 y 16 bits, y otras propias como el plataformas Aero The Acro-Bat para SNES y Megadrive. Vamos a ello.

Boxart de la versión occidental del juego

Argumento y Ambientación:
En primer lugar, cabe destacar que las versiones japonesa y occidental del juego tienen una serie de diferencias, tanto en la historia como en algunos diseños y nomenclaturas por cuestiones de marketing y censura. Desde el momento en que encendemos la consola y vemos el menú de inicio, los primeros cambios saltan a la vista.

Menú principal en la versión occidental (izquierda) y japonesa (derecha)


· Occidente: Ufouria es el nombre del mundo en el que viven los protagonistas, los cuales un día caen en un cráter. Bop-Louie, nuestro personaje principal, utiliza sus buenas dotes de escalada para escapar, pero de repente no sabe dónde se encuentra. Su misión será reunirse con sus amigos, ahora amnésicos y hostiles, hacer que recobren la memoria y partir juntos a encontrar tres llaves mágicas. Con ellas podrán abrir la gran puerta tras la que se encuentra Unyo, el extraterrestre que pretende gobernar este mundo, y regresar a Ufouria.

· Japón: En un mundo de paz y armonía aparecen una serie de anomalías espacio-temporales que provocan que el mundo comience a colapsarse, lo que desemboca en una gran guerra. Nuestros héroes deben luchar, pero caen en una de estas anomalías y son transportados a otro mundo. El personaje principal (que ahora se llama Hebereke) deberá encontrar a sus amigos para revelarse contra Unyo, la inteligencia superior de este nuevo mundo, lo que les permitirá volver a casa para ayudar a quienes sufren en la guerra.

En cuanto a la ambientación, nos encontramos en un mundo mágico y enorme lleno de vida: praderas, cuevas de hielo, árboles gigantes, minas, montañas... Todo esto y mucho más podremos recorrer en ambas versiones, teniendo en cuenta algunas diferencias. Por ejemplo, los pajarracos que nos encontramos al inicio del juego nos lanzan ñordos del tamaño de la cabeza de Hebereke en la versión japonesa. Lógicamente los niños americanos y europeos jamás se habrían imaginado que las aves defecan, así que a los genios de marketing se les ocurrió censurar esta escatológica escena sustituyendo las boñigas por pesas de 16 toneladas (mucho más sutil, dónde va a parar).

La censura salta a la vista

Otros cambios importantes fueron el diseño y el nombre de algunos personajes, pero eso es algo que veremos en el siguiente apartado.

Personajes:
A la izquierda, Bop-Louie (occidente). A la derecha, Hebereke (Japón)
El personaje principal con el que empezamos el juego. Mientras que el diseño de Hebereke (que significa "borracho" en japonés) se asemeja al de un pingüino con gorro, en occidente decidieron rediseñarlo a una especie de muñeco de nieve antropomórfico con ojos saltones que pasó a llamarse Bop-Louie. Sobre tierra, es el personaje más rápido y versátil. Es equilibrado en el control, con buenos saltos y frenadas, y el único personaje capaz de escalar cornisas, pero en escenarios helados se resbala y es incapaz de tenerse en pie, mientras que en los acuáticos es un completo inútil, ya que no sabe nadar, así que simplemente se quedará chapoteando hasta que alcance la orilla o se cambie por un personaje que sí se defienda en el agua. Su habilidad especial es disparar su cabeza como una especie de muelle arremetiendo contra los enemigos que tiene delante.

A la izquierda, Freeon-Leeon (occidente). A la derecha, Oh-Chan (Japón)
Oh-Chan es una niña con un disfraz de gato. Los de marketing no permitieron que semejante japonesada pisase tierras americanas ni europeas, así que lo convirtieron en un dinosaurio naranja de nombre Freeon-Leeon (aunque en el reverso de la caja ponía Freeon-Leon). Es el único personaje útil en superficies resbaladizas (el hielo no es un problema para él) y también es un buen nadador, aunque en tierra firme es más lento que Bop-Louie. Su habilidad especial es expulsar un hálito helado que congela a los enemigos para poder utilizarlos como plataformas.

Shades (en occidente) o Sukezaemon (en Japón)
Este personaje conservó su diseño en todas las regiones: un fantasma con gafas de sol y una gorra con alas similar a la de Arale, la protagonista del manga Dr. Slump, que dio fama a Akira Toriyama. Es el mejor saltador del juego, alcanza más alto y cae levitando lentamente, lo que lo convierte en el personaje perfecto para saltos de precisión y de distancias largas, pero es el más lento sobre tierra, resbala en el hielo y, al igual que Bop-Louie, no sabe nadar. Su habilidad especial es un martillo normal y corriente, con el que golpea su nuca para que sus ojos salgan disparados de sus órbitas, persiguiendo y eliminando a todos los enemigos en pantalla, aunque lógicamente es inútil contra jefes finales.

Gil (en occidente) o Jennifer (en Japón)
Al igual que en el caso de Shades, el diseño de este personaje fue respetado, aunque igualmente les cambiaron el nombre (no se iban estar quietecitos, claro). Esta especie de sapo con antena de rape  es el personaje más torpe en superficies sólidas, lento, resbaladizo y con saltos cortos. No obstante, es el personaje ideal para recorridos acuáticos, ya que es el único que puede bucear para atravesar acueductos y emerger de nuevo a la superficie. Su habilidad especial es escupir pequeñas bombas que pueden destruir obstáculos y barreras colocados a lo largo del mapa.

Música y Sonido:
La BSO de Ufouria es muy peculiar. Todo lo que tiene de calidad le falta de cantidad, limitada probablemente por su componente Metroidvania. Si bien en la época de NES los juegos no contaban con una cantidad ingente de temas, algunos privilegiados como Super Mario Bros. 3 o Lolo 3 sí alcanzaban entre los 20 y los 30, mientras que Ufouria reduce su BSO a sólo 11 pistas. Dentro del género, Metroid y Blaster Master (este último también de Sunsoft) contaban con 12 y 14 temas respectivamente. Esto puede explicarse como que, al no tener niveles individuales cual Super Mario, sino un mundo enorme dividido por grandes secciones, a su vez limitaba el número de temas, aunque igualmente podrían haber evitado repetir alguno.

Por lo general, la calidad de la música es muy alta, contando además con que en 1991 el chip de sonido de la NES ya estaba completamente explotado, lo que ayudó a Naoki Kodaka, compositor de muchos otros juegos de Sunsoft como Batman: The Video Game o el ya citado Blaster Master a crear magníficas melodías para cada sección, destacando especialmente la percusión. El tema "Hebe in the Cold Area" parece no corresponderse con el de su escenario, la caverna de hielo, pero se le perdona por el brillante "Hebe's Adventure", que será difícil de olvidar para cualquiera que termine el juego.

 

Kodaka aprovechó la limitación del género para jugar con la otra cara de la moneda: si bien el número de melodías era reducido, consiguió que, en lugar de repetitivas y aburridas, resultaran pegadizas y familiares a lo largo de la aventura. Además, a la BSO la acompañan, ahora sí, una gran cantidad de sonidos FX de altísima calidad, que dan frescura y personalidad a la experiencia de juego.

Duración y Contenido:
Volvemos a lo que comentaba al principio. Ufouria es un juego de finales de generación que mezcla varios géneros: Metroidvania, pequeños toques de Rol y, sobre todo, Plataformas. El desarrollo es simple, comenzamos la aventura con Bop-Louie en la parte central del mapa y, con una jugabilidad de scroll lateral 2D, deberemos explorarlo a nuestro antojo para recuperar a nuestros amigos, derrotar a multitud de jefes y minijefes y encontrar los objetos clave para terminar la aventura.

El diseño de los enemigos es totalmente japonés incluso en la versión occidental

La sensación de libertad es palpable, pero falsa, ya que el componente Metroidvania nos bloquea puertas o rutas a las que podremos acceder más adelante, cuando hayamos desbloqueado ciertos personajes o sus habilidades. Como en Super Metroid o Castlevania: Symphony of the Night, en nuestra mano está explorar la zona que queramos, pero siempre con esa limitación intrínseca del género que nos obliga a seguir un determinado orden.

Ciertas áreas permanecerán bloqueadas temporalmente

El Rol pasa a un segundo plano, ya que simplemente podremos incrementar nuestra capacidad máxima de vida consiguiendo una serie de tanques extra (exactamente el mismo sistema numérico de vida que en Metroid, 1986), así como encontrar una gran cantidad de tesoros ocultos por todo el mapa para mejorar las habilidades de nuestros personajes. ¿He dicho ya que el mapa es enorme? Pero como una imagen dice más que mil palabras...

Colinas, acuedúctos, minas o el mismo cielo podremos explorar en el mundo de Ufouria

El inventario tiene una buena interfaz, vistosa e intuitiva, en el que seleccionar personaje, el mapa, tomar medicinas o recibir un password con nuestros avances (una vez conseguidos los objetos pertinentes), así como contemplar los objetos clave, la vida restante y las llaves mágicas obtenidas. Probablemente el sistema de password sea lo peor del juego, en el que deberemos colocar sobre un tablero 6x6 una serie de bolitas de 3 colores... Nada que no se pueda solucionar hoy en día con los Save States.

A la izquierda, el inventario. A la derecha el sistema de password

Ufouria no es un juego largo ni difícil, yo lo superé de niño en un par de tardes: probablemente 5 ó 6 horas sea el máximo para hacerse con él en la primera partida, y si decidimos rejugarlo difícilmente alcance las 2 horas. No obstante, sí es un juego muy divertido y satisfactorio, algo casi innato del género, el cual nos transmite que siempre hay algo que hacer. No soltaréis el mando hasta terminarlo. El reto, como en todos los Metroidvania, será conseguir el 100% de los objetos ocultos, aunque tampoco será tan difícil como en los Metroid.

En cuanto al apartado técnico, nos encontramos en la recta final de la vida de NES. Ufouria explota al máximo las paletas de colores del sistema, y los personajes y enemigos tienen una gran cantidad de cuadros de animación. Lo único que quizá pueda desentonar un poco son algunos fondos demasiado vacíos y estáticos, que podrían haber rellenado con alguna nube o montaña en segundo plano. En definitiva, Ufouria está muy por encima de casi todo el resto del catálogo de NES en el aspecto gráfico, quizá sólo superado por proezas como Mega Man 6 o Kirby's Adventure.

Para acabar, la jugabilidad es sólida como una roca. Para eliminar enemigos no basta con saltarles encima, sino que hay que pulsar "abajo" para aplastarlos, como si de Ducktales o Shovel Knight se tratase. Estos pueden soltar dos tipos de objetos: pequeñas recuperaciones de vida o unas esferas con una especie de cara dibujada (cosas de japoneses) que podremos recoger con el botón de acción para lanzárselas a otros, y que serán clave en los combates contra jefes. Las físicas son buenísimas, tanto en los saltos como en las frenadas e incluso bajo el agua, con una sensación de peso muy trabajada.

Actualmente no es nada fácil hacerse con una copia de Ufouria, sobre todo en su versión PAL, que está bastante cotizada. En mi caso recomiendo tirar de emulación, aunque también está disponible en la Consola Virtual de Wii U por 4'99€ con modo Off-TV y opción de Save State (pero con relación de aspecto 4:3). No obstante, es importante destacar que Hebereke, la versión japonesa del juego, es mucho más rápida y fluida que la occidental, lo que a su vez la hace, a día de hoy, mucho más jugable.


Valoración personal:
· Argumento: 8'5/10. Si bien la trama es absurda en sus dos versiones, tampoco es que en 1991 los juegos contasen grandes historias. Además es una premisa divertida y suficiente para emprender el viaje de los cuatro protagonistas.

· Duración: 9/10. El género Metroidvania aún estaba naciendo y desarrollándose cuando llegó Hebereke, con una duración que rondaba la media e incluso la superaba con creces si íbamos a por el 100%. Además, los password permitían prolongar la partida tanto como quisiéramos.

· Sonido: 9/10. Mientras un tema puede descolocarnos, el resto cumple perfectamente y a un muy alto nivel. La reducida lista del Soundtrack queda paliada por los geniales efectos FX que mejoran y redondean la experiencia de juego.

· Diversión: 10/10. Ufouria alcanza la plenitud en su jugabilidad perfecta, en su diversión y en su adicción. La gran libertad de exploración y los numerosos secretos nos mantienen enganchados al mando de principio a fin.

· Gráficos: 9'5/10. La nota más justa para un juego que queda por encima de los otros 700 del catálogo, y sólo por debajo de unos pocos que podrían contarse con los dedos de una mano. A esas genialidades técnicas se les reserva la nota perfecta.

· TOTAL: 46/50  =  92/100

LO MEJOR: La originalidad en la fusión de géneros y la estética, la jugabilidad divertida y adictiva y el soberbio apartado técnico.

LO PEOR: El nefasto sistema de password y una BSO que podría haber incluido un par de temas más para alcanzar mayor variedad en los escenarios.

Sin más, nuestros amigos se despiden hasta el próximo análisis

1 comentario:

  1. Y desde hace cosa de un año se puede disfrutar en español gracias a mi parche!
    http://www.romhacking.net/translations/2305/

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar en Jugones UOM!